RITUALES

La eternidad de los aceites de noche

El relato de un poder lujoso y tonificante

Durante miles de años, el aceite se ha considerado un elemento esencial de belleza. Y a medida que la era de los constantes progresos y la asombrosa innovación va evolucionando, el lujoso ingrediente sigue formando parte de las rutinas más avanzadas. De uso versátil y beneficios abundantes, se puede decir con razón que el aceite es uno de los pilares del cuidado de la piel hoy en día.

Lujo atemporal

Prueba del ingenio humano y señal innegable de prosperidad, el aceite no tardó en transcender sus primeros usos más prácticos para servir a fines más sensuales. Su primer uso como cosmético data del año 10.000 a. C., cuando sofisticados egipcios confiaron en una gran variedad de aceites para proteger su piel del sol ardiente y preservar su juventud de los efectos implacables del tiempo. Más al norte, a orillas del Mediterráneo, los antiguos griegos untaban su piel con aceite de oliva pura para disfrutar de sus propiedades hidratantes y antioxidantes. Por supuesto, el prestigio del aceite se difundió hasta el Imperio romano, donde mentes brillantes recomendaron su uso para suavizar las arrugas y mejorar el cutis, como el filósofo Plinio el Viejo en “Historia Natural”.

Esta apreciación de los efectos restauradores del aceite no solo era exclusiva de Occidente. Las culturas orientales también aprovecharon la riqueza esencial de los aceites. Los herboristas chinos usaban tradicionalmente los aceites de semillas puros como base de ungüentos suavizantes y rejuvenecedores. En Japón, las geishas de Kioto apostaban por aceites delicados para limpiar e hidratar la piel, un paso necesario para conseguir el cutis inmaculado tan deseado que las caracterizaba. En la India, el Ayurveda también ensalzaba las propiedades suavizantes y lujosas del aceite, situándolo en el centro de muchos rituales terapéuticos.

Aprovechando la naturaleza restauradora de la noche

Los aceites faciales se adaptan por naturaleza. Eficaces sin llegar a ser abrumadores, aportan una combinación de equilibrio, lujo y suavidad. Esto quiere decir que interactúan en armonía con la piel, complementando su estructura natural lipídica, fomentando el equilibrio dérmico y aprovechando todo el potencial de cualquier rutina de cuidado de la piel.

Versátiles y eficaces en la misma medida, los aceites esenciales pueden resultar beneficiosos a cualquier hora del día. No obstante, el hecho de añadirlos a la rutina de noche desbloquea un inmenso potencial. El sueño es intensamente rejuvenecedor, no solo para el cuerpo y la mente, sino también para la piel. Nuestro órgano más extenso es sorprendentemente inteligente, actuando en modo de defensa activa durante el día y en modo de regeneración ininterrumpida durante la noche. Aplicar un aceite por la noche aumentará el potencial reparador del sueño, dejando una sensación de piel hidratada y restaurada al despertar.

Un proceso de aceite nocturno presenta muchos matices, revelando sus múltiples beneficios de numerosas formas. Es lipófilo, penetrando en la profundidad de la piel, sellando la hidratación y fomentando la absorción de otros productos cuando se usan a continuación. Además, fortalece la piel, suavizando y nutriendo en profundidad al mismo tiempo.

El ingrediente esquivo

A través de amplias investigaciones sobre el potencial desconocido de la noche, los científicos de La Prairie descubrieron un componente inesperado y esquivo del caviar: el extraordinario retinol natural. Se trata de una molécula codiciada por su eficacia para difuminar las líneas de expresión, pero muy difícil de capturar y retener. Solo puede existir en la oscuridad; solo puede desarrollarse por la noche. Si se expone a la luz del día, deja de existir por completo.

Los científicos de La Prairie se propusieron dar vida a este poder esquivo del Caviar para conseguir que fuera más allá de sus efectos tensores y reafirmantes. El resultado es un nuevo ingrediente del caviar: Caviar Retinol, disponible exclusivamente en el nuevo Skin Caviar Nighttime Oil.

Skin Caviar Nighttime Oil ayuda a combatir la pérdida de vitalidad de la piel causada por la edad. Reduce las líneas de expresión y las arrugas desde dentro, al tiempo que suaviza visiblemente la superficie de la piel. Restaura la firmeza redensificando la piel. Finalmente, como último gesto del ritual de noche, Skin Caviar Nighttime Oil sella inmediatamente la hidratación y activa los tratamientos previos, intensificando los resultados del ritual. Al mismo tiempo, mejora la barrera cutánea a largo plazo, hidratando la piel.